Santo Rosario, por los Niños No Nacidos

ROSARIO POR LOS NIÑOS NO NACIDOS

+ Comencemos levantando nuestros rosarios al Cielo diciendo: Reina Celestial, con este rosario enlazamos a todos los pecadores y todas las naciones a Tu Inmaculado Corazón.

+ Por la Señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

V: + Abre, Señor mis labios
R: + Y mi boca pronunciará tus alabanzas.

V: Atiende, Señor a mi ayuda
R: Apresúrate, Señor a socorrernos.

V: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R: Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.

ORACION AL ESCUDO DE LA VERDAD
San Miguel, tú eres nuestra protección y nuestra defensa contra el mal. Coloca tu escudo de la verdad sobre nosotros y defiéndenos en la batalla que Satanás libra contra la verdad. Ayúdanos a reconocer el sendero recto del Amor Santo. Clarifica nuestras decisiones entre el bien y el mal, colocándonos siempre al amparo de tu escudo de la verdad. Amén.

Oración al Espíritu Santo.

¡VEN ESPÍRITU SANTO CREADOR!

Ven. ¡Oh Espíritu creador!
Visita las almas de los tuyos.
Llena de tu gracia divina
los corazones que tú creaste.

Tú, que eres llamado Paráclito,
don del Altísimo Dios.
Fuente viva, fuego
amor y unción del Espíritu.

Tú, el de los siete dones,
el dedo de la diestra del Padre,
la promesa solemne del Padre,
que dotas de palabra las gargantas.

Enciende la luz en los espíritus,
infunde tu amor en los corazones,
confortando con tu auxilio continuo
la flaqueza de nuestra carne.

Aleja más y más a nuestro enemigo
y danos pronto la paz,
para que así, guiándonos tú
evitemos todo mal.

Haz que por ti conozcamos al Padre
y que conozcamos al Hijo,
y que creamos siempre en ti,
¡Oh Espíritu que procedes de ambos!

Gloria sea dada a Dios Padre
y al Hijo que resucitó,
y al Paráclito,
por los siglos de los siglos, Amén.

Oración de Nuestra Señora de todos los pueblos.
¡Señor Jesucristo, Hijo del Padre, manda ahora tu Espíritu sobre la tierra.
Haz que el Espíritu Santo habite en el corazón de todos los pueblos, para que sean preservados de la corrupción, de las calamidades y de la guerra.
Que la Señora de todos los Pueblos, María Santísima, sea nuestra Abogada. Amen."


+ Padre Celestial, durante este tiempo de crisis mundial, permite que todas las almas encuentren su paz y seguridad en Tu Divina Voluntad. Otorga a cada alma la gracia para entender que Tu Voluntad es el Amor Santo en el momento presente.

Padre Benévolo, ilumina cada conciencia para que vea las formas en que no está viviendo en Tu Voluntad. Concede al mundo la gracia para cambiar y el tiempo para hacerlo. Amén.

Divino Niño Jesús, al rezar este rosario, te pedimos que quites del corazón del mundo el deseo de cometer el pecado del aborto. Quita el velo el engaño que Satanás ha puesto en los corazones, el cuál presenta la promiscuidad como una libertad; y revela lo que en realidad es: una esclavitud al pecado.
Coloca en el corazón del mundo un renovado respeto por la vida desde el momento de la concepción… Amén.

+Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

JACULATORIAS
(Al final de cada misterio)

+Toda la Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

+ ¡Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia.

+ ¡Jesús, protege y salva a los No Nacidos!

+ María Refugio del Amor Santo,
Guíanos y protégenos.

+ Corazones Unidos de Jesús y María,
Triunfen y reinen.

+ María, protectora de la Fe.
Ven en mi auxilio.

+Jesús, vive en tus sacerdotes, transfórmalos en Ti. Hazlos, por tu gracia, mediadores de Tu Misericordia. Trabaja en ellos y por medio de ellos. Conviértelos en imitadores de las adorables virtudes de Tu Sagrado Corazón. Hazlos salvadores de almas y santos. Amén.

MISTERIOS GOZOSOS
(LUNES Y SÁBADO)
PRIMER MISTERIO:
LA ANUNCIACIÓN

María sintió confusión por el saludo del Ángel, sin embargo, se regocijó por cumplir la Voluntad de Dios. Oremos para que los que estén cruzando por penas o dificultades por sus embarazos reciban la gracia de confiar en la voluntad de Dios.

PADRE NUESTRO…

1. El Ángel del Señor anunció a María (Lc. 1,26)
2. Alégrate llena de gracia, el Señor está contigo. (Lc. 1,28)
3. Ella se turbó al oír este saludo. (Lc. 1,29)
4. No temas, María, porque has hallado gracia delante del Señor. (Lc. 1,30)
5. Concebirás y darás a luz un hijo y le darás el nombre de Jesús. (Lc. 1,31)
6. Ella respondió: ¿Cómo será esto si no conozco varón? (Lc. 1,34)
7. El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra. (Lc. 1,35)
8. Y el que ha de nacer será llamado Hijo de Dios. (Lc. 1,35)
9. He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra. (Lc. 1,38)
10. El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. (Jn. 1,14)

TODA LA GLORIA AL PADRE…..

SEGUNDO MISTERIO:
LA VISITACIÓN

Juan el Bautista saltó de gozo en el vientre de su madre. Oramos para que la gente comprenda que el aborto no se trata sobre niños que \"pueden\" venir al mundo, sino sobre niños que ya están en el mundo, viviendo y creciendo en el vientre de sus Madres y los cuales serán asesinados.

PADRE NUESTRO….

1. María fue a la montaña para visitar a su prima Isabel. (Lc. 1,39)
2. ¿De donde a mí que venga a verme la Madre de mi Señor? (Lc. 1,43)
3. Bendita Tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. (Lc. 1,42)
4. El niño de Isabel salta de gozo en su seno. (Lc. 1,41)
5. Se cumplirán las cosas que te han sido dichas de parte del Señor. (Lc. 1,45)
6. Dijo María: alaba mi alma la grandeza del Señor. (Lc. 1,46)
7. Mi espíritu se goza en Dios mi Salvador. (Lc. 1,47)
8. Porque ha mirado la pequeñez de su esclava. (Lc. 1,48)
9. Todas las generaciones me llamarán bienaventurada. (Lc. 1,48)
10. Porque el Omnipotente ha hecho en mí maravillas. (Lc. 1, 49)

TODA LA GLORIA AL PADRE…..

TERCER MISTERIO:
EL NACIMIENTO DE JESÚS

Dios Mismo nació como un niño. La grandeza de una persona no depende del tamaño, puesto que el Rey de Reyes recién nacido es un pequeño. Oremos para que la amenaza de aborto contra los no nacidos que no alcanzan tamaño adecuado sea eliminada.

PADRE NUESTRO….

1. Subió José a Judea para empadronarse con María, su esposa. (Lc. 2,4)
2. No encontraron lugar en la posada. (Lc. 2,7)
3. María dio a luz a su Hijo Primogénito. (Lc. 2,7)
4. Lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre. (Lc. 2,7)
5. El ángel del Señor se apareció a unos pastores que vigilaban su rebaño. (Lc. 2,9)
6. Les dijo: hoy ha nacido en la ciudad de David un Salvador. (Lc. 2,11)
7. Una multitud de ángeles alababa a Dios diciendo. (Lc. 2,13)
8. Gloria a Dios en los cielos y paz en la tierra a los hombres. (Lc. 2,14)
9. Los pastores fueron a Belén y encontraron a María, a José y al Niño. (Lc. 2,16)
10. Todos quedaban maravillados de lo que les decían los pastores. (Lc. 2,18)

TODA LA GLORIA AL PADRE….

CUARTO MISTERIO:
LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO EN EL TEMPLO

El Niño es presentado en el Templo porque el Niño pertenece a Dios. Los niños no le pertenecen ni a los Padres ni a un gobierno. Ellos y todos nosotros, le pertenecemos a Dios.

PADRE NUESTRO…..

1. María se somete a la ley de la purificación. (Lc. 2,22)
2. Sus Padres llevan a Jesús al templo para ofrecerlo al Señor. (Lc. 2,22)
3. Simeón toma en brazos al Niño y bendice a Dios. (Lc. 2,28)
4. Y lo proclama “Luz de las Naciones”. (Lc. 2,32)
5. Y “Gloria del pueblo de Israel”. (Lc. 2,32)
6. Simeón profetiza a María una espada de dolor. (Lc. 2,35)
7. Ana reconoce a Jesús y habla de Él a todo el mundo. (Lc. 2,38)
8. José y María rescatan al niño con un par de tórtolas. (Lc. 2,24)
9. Y vuelven a Nazareth. (Lc. 2,39)
10. María guardaba todas estas cosas en su corazón. (Lc. 2,19)

TODA LA GLORIA AL PADRE…..

QUINTO MISTERIO:
JESÚS PERDIDO EN EL TEMPLO

El Niño Jesús estaba lleno de sabiduría, porque Él es Dios. Oremos para que toda la gente pueda ver la sabiduría de Sus enseñanzas sobre la dignidad de la vida, y podamos comprender que sus enseñanzas no son una opinión, sino que son verdad.

PADRE NUESTRO….

1. A los doce años Jesús va con sus padres a Jerusalén.(Lc. 2,41)
2. Jesús se queda en el Templo.(Lc. 2,43)
3. María y José los buscan angustiados. (Lc. 2,48)
4. Después de tres días lo hallaron en el Templo. (Lc. 2,46)
5. María se queja: “¿porqué nos has hecho esto?”. (Lc. 2,48)
6. “¿No sabían que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?”. (Lc. 2,49)
7. María y José no entienden las palabras de Jesús. (Lc. 2,50)
8. Jesús vuelve a Nazareth con sus padres. (Lc. 2,51)
9. Les estaba sujeto. (Lc. 2, 51)
10. Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia. (Lc. 2,52)

TODA LA GLORIA AL PADRE….


MISTERIOS DOLOROSOS
(MARTES Y VIERNES)

PRIMER MISTERIO:
LA ORACIÓN EN EL HUERTO

Oremos por las madres y padres que se encuentran en agonía por la tentación de abortar a un hijo. Que les den a ellos, la buena nueva de que existen alternativas al aborto, y que hagan uso de toda la asistencia que tienen a su disponibilidad.

PADRE NUESTRO…

1. Siéntense aquí mientras voy a orar. (Mc. 14,32)
2. Mi alma está triste hasta la muerte. (Mc. 14,34)
3. Y cayendo en el suelo suplicaba a su Padre. (Mc. 14,35)
4. Padre, aparta de Mí este Cáliz. (Mc. 14,36)
5. Pero no se haga mi voluntad sino la tuya. (Mc. 14,36)
6. Un ángel del cielo lo conforta. (Lc. 22,43)
7. Un sudor de sangre corre por su cuerpo. (Lc. 22,44)
8. Vuelve a sus discípulos y los encuentra dormidos .(Mt. 26,40)
9. El Espíritu es fuerte pero la carne es débil. (Mt. 26,41)
10. Rueguen para no caer en tentación. (Mc. 14,38)

TODA LA GLORIA AL PADRE….

SEGUNDO MISTERIO:
LA FLAGELACIÓN

Así como el Cuerpo de Cristo era desgarrado por los instrumentos de los que lo flagelaban, también los cuerpos de los niños en el vientre de sus Madres, son desgarrados por los instrumentos de los abortistas. Oremos para que los abortistas se arrepientan por asesinar a los niños.

PADRE NUESTRO…

1. Llevaron a Jesús al pretorio. (Jn. 18,28)
2. Le preguntó Pilato a Jesús: ¿eres Tú el Rey de los Judíos? (Jn. 18,33)
3. Mi Reino no es de este mundo. (Jn. 18,36)
4. Pilato tomó a Jesús y mandó azotarle (Jn. 19,1)
5. Sin efusión de sangre no hay remisión. (Hb. 9,22)
6. Sobre mis espaldas marcaron surcos. (Sal. 129,3)
7. Él ha sido herido por nuestras rebeldías. (Is. 53,5)
8. Soportó el castigo que nos trae la paz. (Is. 53,5)
9. Mi sangre será derramada por ustedes. (Lc. 22,20)
10. Yahvé descargó sobre Él la culpa de todos nosotros. (Is. 53,6)

TODA LA GLORIA AL PADRE…..

TERCER MISTERIO:
LA CORONACIÓN DE ESPINAS

Jesús sufrió en silencio el dolor de las espinas que penetraban su cabeza. Oremos por las Madres y Padres de los niños abortados. Hay tantos que sufren la pena, el dolor y el arrepentimiento de haber tomado esa decisión que es irrevocable. Hay tantos que sufren en silencio, porque otros les dijeron que era lo normal y que no era gran cosa.

PADRE NUESTRO…..

1. Los soldados trenzan una corona de espinas (Jn. 19,2)
2. Y la ponen en la cabeza de Jesús (Jn. 19,2)
3. Lo visten de un manto color púrpura. (Jn. 19,2)
4. Y le ponen en la mano derecha una caña.
(Mt. 27,28)
5. Se burlan de Él: “Viva el rey de los judíos”. (Mt. 27,29)
6. Le escupen la cara y le pegan en la cabeza. (Mt. 27,30)
7. Jesús sale fuera, llevando la corona de espinas. (Jn. 19,5)
8. Pilato les dice: “Aquí está el hombre” (Jn. 19,5)
9. Los judíos gritan: “Crucifícalo, crucifícalo”. (Jn. 19,6)
10. Pilato les entrega a Jesús para ser crucificado. (Jn. 19,16)

TODA LA GLORIA AL PADRE….

CUARTO MISTERIO:
CAMINO AL CALVARIO

Jesús no fue condenado por el poder de la gente malvada. Él fue condenado por el silencio de la gente buena. El silencio siempre ayuda al opresor, nunca a la víctima. Oremos para que nosotros nunca guardemos silencio contra el aborto, sino que hablemos efectivamente para salvar a los niños de la muerte.

PADRE NUESTRO…

1. Jesús carga con su cruz. (Jn. 19,17)
2. Si alguno quiere seguirme que cargue con su cruz. (Lc. 9,23)
3. le cargan a Simón la cruz de Jesús. (Lc. 23,26)
4. Unas mujeres le siguen y lloran por Él. (Lc.23,27)
5. Jesús les dice: “No lloren por Mí”. (Lc. 23,28)
6. Más bien lloren por ustedes mismas y por sus hijos. (Lc. 23,28)
7. Junto llevaban a dos bandidos. (Lc. 23,32)
8. Ha sido contado entre los malhechores. (Is. 53,12)
9. Jesús fue despojado de sus vestiduras. (Jn. 19,23)
10. Como cordero fue llevado al matadero. (Is. 53,7)

TODA LA GLORIA AL PADRE….

QUINTO MISTERIO:
CRUCIFIXION Y MUERTE DE JESÚS

Al meditar sobre la muerte de Cristo, recordemos las muchas mujeres que han muerto por causa de los supuestos "abortos seguros y legales". Pidamos perdón y misericordia por ellas. Que su muerte sea, para otras mujeres, la salvación, para que no cometan ese error trágico.

PADRE NUESTRO…

1. Junto al Calvario lo crucificaron. (Lc. 23,33)
2. Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. (Lc. 23,34)
3. Hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso. (Lc. 23,43)
4. María estaba de pie junto a la Cruz. (Jn. 19,25)
5. Mujer, ahí tienes a tu Hijo. (Jn. 19,26)
6. Ahí tienes a tu Madre. (Jn. 19,27)
7. Todo está cumplido. (Jn. 19,30)
8. Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu. (Lc. 23,46)
9. Inclinando la cabeza entregó el Espíritu. (Jn. 19,30)
10. De su costado salieron sangre y agua. (Jn. 19,34)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

MISTERIOS GLORIOSOS
(MIERCOLES Y DOMINGO)

PRIMER MISTERIO:
LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

¡Cristo ha resucitado! Por su Resurrección, Él ha destruido el poder de la muerte, y por ende el poder del aborto. El resultado de esta batalla por la Vida ya ha sido decidido: ¡La Vida es victoriosa! Oremos para que todos los que luchan por la vida puedan extender esta victoria a cada rincón de nuestra sociedad.

PADRE NUESTRO…

1. Cuando todavía estaba oscuro, las mujeres vieron quitada la piedra del sepulcro. (Jn. 20,1)
2. ¿Por qué buscan entre los muertos al que esta vivo? (Lc. 24,5)
3. Jesús se acercó a los dos discípulos que iban camino de Meaux y caminó con ellos (Jn. 24,13)
4. ¿No estaba ardiendo nuestro corazón cuando nos hablaba en el camino? (Lc. 24,32)
5. Lo conocieron al partir el pan. (Lc. 24,35)
6. Se presentó en medio de ellos y les dijo: “La paz sea con ustedes”. (Lc. 24,37)
7. Sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban al Espíritu Santo”. (Jn. 20,22)
8. Dichosos los que no han visto y han creído.
(Jn. 20,29)
9. Se apareció otra vez a sus discípulos en la orilla del lago Tiberíades. (Jn. 21,1)
10. Señor Tú sabes que te amo…. “Apacienta mis ovejas”. (Jn. 21,17)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

SEGUNDO MISTERIO:
LA ASENCIÓN DEL SEÑOR

Al Ascender al Trono de Dios Padre, Cristo toma nuestra naturaleza humana, la cual nos fue dada en el vientre de nuestras Madres, y la lleva hacia lo más alto del cielo. Él nos demuestra que los seres humanos hemos sido creados para ser elevados al cielo y no para ser descartados al fondo de los basureros. Oremos para que el mundo entero comprenda esta verdad y rechace el aborto.

PADRE NUESTRO….

1. Me ha sido dado todo el poder en el cielo y en la tierra. (Mt. 28,18)
2. Hagan discípulos de todas las gentes, bautizándolas en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. (Mt. 28,19)
3. Ya poco tiempo voy a estar con ustedes. (Jn. 13,33)
4. Aguarden la promesa del Padre. (He. 1,4)
5. Serán bautizados con el Espíritu Santo.
(He. 1,5)
6. Serán mis testigos por toda la tierra. (He. 1,8)
7. Se fue levantando en presencia de ellos. (He. 1,9)
8. Una nube lo ocultó a sus ojos. (He. 1,9)
9. ¿Por qué permanecen mirando al cielo? (He. 1,11)
10. Se volvieron a Jerusalén con gran gozo. (Lc. 24,52)

GLORIA AL PADRE….

TERCER MISTERIO:
LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es el Defensor: Él ruega por nuestra causa, ya que no podemos salvarnos a nosotros mismos. Oremos para que Él nos convierta en defensores de los niños que no pueden hablar o escribir, que no pueden votar ni protestar, ni tampoco orar.

PADRE NUESTRO…

1. Todos perseveraban en la oración, con María la Madre de Jesús. (He. 1,14)
2. Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos reunidos. (He. 2,1)
3. Vino del cielo un ruido como ráfaga de viento impetuoso. (He. 2,2)
4. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego. (He. 2,3)
5. Se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. (He. 2,3)
6. Quedaron todos llenos del Espíritu santo.
(He. 2,3)
7. Se pusieron a hablar en otras lenguas. (He. 2,4)
8. Según el Espíritu les permitía expresarse. (He. 2,4)
9. Pedro dijo a la multitud: Dice Dios: “Derramaré mi Espíritu sobre toda carne”. (He. 2,17)
10. Y todo el que invoque el Nombre del Señor se salvará. (He. 2,21)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

CUARTO MISTERIO:
LA ASUNCIÓN DE MARÍA

La Santísima Virgen María fue asunta en cuerpo y alma al cielo porque ella es la Madre de Dios. Madre e Hijo son reunidos. La Asunción nos recuerda que ellos se pertenecen el uno al otro. Oremos para que la sociedad vea que no puede amar a las mujeres mientras mata a sus hijos, y no puede salvar a los niños si no ayuda a sus madres. Oremos para que la gente sea tocada de manera muy especial por la pregunta que propone el derecho a la vida "¿Porqué no podemos amarlos a ambos"

PADRE NUESTRO

1. Proclama mi alma la grandeza del Señor. (Lc. 1,46)
2. Se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador (Lc. 1,47)
3. Ha hecho en mí maravillas. (Lc. 1,49)
4. Pues del mismo modo que Adán todos mueren, así también todos revivirán en Cristo. (1Co.15,22)
5. ¿Dónde está muerte tu victoria? (1Co.15,55)
6. ¿Dónde está muerte tu aguijón? (1Co.15,55)
7. Quiero que estén Conmigo donde esté Yo, para que contemplen mi propia Gloria. (Jn. 17,24)
8. ¿Quién es ésta que sube del desierto, apoyada en su Amado? (Cant. 8,5)
9. Ella surge cual la aurora, bella como la luna, refulgente como el sol. (Cant. 6,10)
10. Por siempre me llamarán bienaventurada. (Lc. 1,48)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

QUINTO MISTERIO:
LA CORONACIÓN DE MARÍA

Santa María es la Reina del Universo. Ella es la criatura más grande, segunda solo al mismo Dios. La Iglesia defiende la dignidad de la mujer. Oremos para que la gente comprenda que ser pro vida significa ser pro mujer, y que ser pro mujer exige ser pro vida.

PADRE NUESTRO…

1. A su derecha está la Reina. (Sal. 45,10)
2. Enjoyada con oro de Ofir. (Sal. 45,10)
3. Tú eres la gloria de Jerusalén, el mayor honor de nuestra raza. (Jdt. 15,9)
4. Una gran señal apareció en el cielo. (Ap. 12,1)
5. Una mujer vestida de sol. (Ap. 12,1)
6. Y coronada de estrellas. (Ap. 12,1)
7. Alégrate llena de gracia. (Lc. 1,28)
8. Porque has hallado gracia delante del Señor. (Lc. 1,30)
9. Halló Ella ante el rey más gracia que ninguna otra virgen. (Est. 2,17)
10. Y el rey colocó la corona real sobre su cabeza. (Est. 2,17)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

MISTERIOS LUMINOSOS
(JUEVES)

PRIMER MISTERIO:
EL BAUTISMO DE JESÚS

Cuando Jesús fue bautizado, la voz del Padre se escuchó decir: Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco. Todos hemos sido llamados a ser hijos adoptivos de Dios por medio del bautismo. Oramos para que los niños en el vientre de sus Madres sean protegidos, para que puedan nacer y ser bienvenidos a la comunidad Cristiana por medio del bautismo.

PADRE NUESTRO…

1. Juan bautizaba en el Río Jordán. (Mt. 3,6)
2. Yo los bautizo con agua en señal de conversión. (Mt. 3,11)
3. El que viene detrás de mí, bautizará con fuego y Espíritu Santo. (Mt. 3,11)
4. Yo no soy digno de desatarle las sandalias. (Mt. 3,11
5. Vino Jesús desde Nazareth de Galilea. (Mc. 1,9)
6. Y fue bautizado por Juan en el Jordán. (Mc. 1,9)
7. Se abrieron los cielos y el Espíritu Santo descendió sobre Él en forma de paloma. (Mc. 1,10)
8. Se oyó una voz que venía de los cielos. (Mc. 1,11)
9. Tú eres mi Hijo amado en quién me complazco. (Mc. 1,11)
10. Jesús se dirigió del Jordán al desierto impulsado por el Espíritu. (Lc. 4,1)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

SEGUNDO MISTERIO:
LAS BODAS DE CANÁ

Jesús reveló su Gloria por medio del milagro en Caná. La pareja de recién casados es bendecida no sólo con vino, sino con la fe en Cristo. Oremos para que los matrimonios sean fortalecidos, enraizados en el Señor y abiertos al don de la nueva vida.

PADRE NUESTRO….

1. Se celebraba una boda en Caná de Galilea. (Jn. 2,1)
2. Estaba ahí la Madre de Jesús. (Jn. 2,1)
3. Fue invitado también Jesús con sus discípulos. (Jn. 2,2)
4. No tenían vino porque se había acabado. (Jn. 2,3)
5. Le dijo su Madre a Jesús: “No tienen vino”. (Jn. 2,3)
6. Le respondió Jesús: “Todavía no ha llegado mi hora”. (Jn.2,4)
7. Dijo María a los sirvientes: “Hagan lo que Él les diga”. (Jn. 2,5)
8. Había ahí seis tinajas de piedra (Jn. 2,6)
9. Jesús mandó que las llenaran de agua. (Jn. 2,7)
10. Y convirtió el agua en vino. (Jn. 2,9)

TODA LA GLORIA AL PADRE….

TERCER MISTERIO:
JESÚS ANUNCIA EL REINO

Arrepiéntanse y crean en la Buena Nueva. Oremos para que estas primeras palabras de Jesús en su ministerio público, puedan ser escuchadas por todos los que han cometido abortos. Que sepan que el Señor los llama a la conversión y que puedan experimentar un arrepentimiento de entrega a la vida.

PADRE NUESTRO….

1. El Espíritu del Señor me ha ungido. (Lc. 4,18)
2. Para anunciar la buena nueva a los pobres. (Lc. 4,18)
3. Y proclamar la liberación de los cautivos. (Lc. 4,18)
4. El tiempo de Dios se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca. (Mc. 1,15)
5. Ya está en medio de ustedes. (Lc. 17,21)
6. También a otras ciudades tengo que anunciar el Reino. (Lc. 4,43)
7. Les enseñaba muchas cosas por medio de parábolas. (Mc. 4,2)
8. Si alguno guarda mi Palabra, no probará la muerte jamás. (Jn. 8,51)
9. También tengo otras ovejas y ellas escucharán mi voz. (Jn. 10,16)
10. ¡Señor, solo Tú tienes palabras de vida eterna! (Jn. 6,68)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

CUARTO MISTERIO:
LA TRANSFIGURACIÓN

Cristo es transformado en el Monte, los discípulos ven su Gloria. Que los ojos de todo el mundo sean transformados y que puedan ver en cada vida humana el reflejo de la Gloria del mismo Dios.

PADRE NUESTRO…

1. Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan y subió al monte para orar. (Lc. 9,28)
2. Mientras oraba, su rostro se iluminó y sus vestiduras eran de una blancura fulgurante. (Lc. 9,29)
3. Conversaban con él dos hombres: Moisés y Elías. (Lc. 9,30)
4. Hablaban con Él de su partida, que iba a cumplirse en Jerusalén. (Lc. 9,31)
5. Dijo Pedro: Es bueno estar aquí, hagamos tres tiendas, una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías. (Lc. 9,33)
6. Se formó una nube y los cubrió con su sombra. (Lc. 9,34)
7. Al entrar en la nube se llenaron de temor. (Lc. 9,34)
8. Y vino una voz desde la nube que decía. (Lc. 9,35)
9. Este es mi Hijo, mi Elegido, escúchenlo. (Lc. 9,35)
10. Cuando cesó la voz, Jesús se quedó solo. (Lc. 9,36)

TODA LA GLORIA AL PADRE…

QUINTO MISTERIO:
LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA

Éste es mi cuerpo, entregado por ustedes. La Eucaristía nos enseña cómo vivir y cómo amar. Oremos para que los Padres de familia, quienes sacrifican a los bebés por sus propios intereses, aprendan a hacerse a un lado para el propio bienestar de sus bebés.

PADRE NUESTRO…

1. Habiendo amado a los suyos que estaban en el
mundo, los amó hasta el extremo. (Jn. 13,1)
2. Durante la cena Jesús se puso a lavar los pies a sus
discípulos. (Jn. 13,5)
3. Ustedes también deben lavarse los pies unos a otros
(Jn. 13,14)
4. Jesús tomó pan y dio gracias. (1Cor. 11,24)
5. Este es mi Cuerpo que será entregado por ustedes.
(1Cor. 11,24)
6. Hagan esto en memoria mía. (1Cor. 11,25)
7. Después de cenar tomó el cáliz. (1Cor. 11,25)
8. Esta es mi Sangre que será derramada por ustedes. (1Cor. 11,25)
9. Cada vez que coman este pan y beban este cáliz, anuncian la muerte del Señor hasta que venga. (1Cor. 11,26)
10. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna. (Jn. 6,54)

-------------------------------------------------------------- AL TERMINAR EL 5o. MISTERIO

Ofrecemos las siguientes oraciones por las intenciones del Papa y las necesidades de la Iglesia.

• PADRE NUESTRO

• Dios te Salve, María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto; en tus manos encomendamos nuestra fe para que la aumentes; llena eres de gracia…
• Dios te Salve, María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima durante el parto; en tus manos encomendamos nuestra esperanza para que la alientes; llena eres de gracia…
• Dios te Salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto; en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, nuestras almas para que las salves y nuestras necesidades para que las remedies; llena eres de gracia…..
• Dios te Salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen Concebida sin la culpa del pecado original.: llena eres de gracia……

Dios te Salve, Reina y Madre de Misericordia, Vida, Dulzura y Esperanza nuestra. Dios te Salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a Ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora Abogada nuestra, vuelve a nosotros ésos Tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto Bendito de Tu vientre, Oh Clemente, Oh Piadosa, Oh Dulce Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oh María, Madre de Jesús y Madre nuestra, nos dirigimos a Ti en este día, ya que fuiste Tú la que dijiste "SI" a la vida. "Concebirás y darás a luz a un Hijo", dijo el ángel. Sin importar la sorpresa y la incertidumbre que esto te causaría, Tú dijiste "SI". "Hágase en mí según tu palabra".

Santa María, oramos hoy por todas las Madres que tienen miedo de ser Madres. Oramos por todas las que se sienten amenazadas y abrumadas por sus embarazos. Intercede por ellas, para que Dios les conceda la gracia de poder decir "si" y el valor de llevar a plenitud su embarazo. Que reciban la gracia de rechazar la falsa solución del aborto. Que puedan decir como Tú, "Hágase en mi según Tu Palabra". Que puedan vivir y sentir la ayuda de todos los Cristianos y sepan que la paz viene al hacer la voluntad de Dios.

LETANÍA EN RESPUESTA AL ABORTO

Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros
Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, óyenos. Cristo óyenos.
Cristo, escúchanos. Cristo escúchanos.

Ahora todos responden:.......TEN PIEDAD DE NOSOTROS
Dios Padre, Creador del mundo...
Dios Hijo, por quien todo fue creado...
Dios Espíritu Santo, Señor y Dador de Vida...
Señor Jesús, Principio y Fin...
Señor Jesús, Camino, Verdad, y Vida...
Señor Jesús, Resurrección y Vida...
Señor Jesús, Palabra Eterna de Vida...
Señor Jesús, que moraste en el vientre de la Virgen María...
Señor Jesús, Tú que amas a los pobres y a los débiles...
Señor Jesús, Defensor de los indefensos...
Señor Jesús, Pan de Vida...
Por cada pecado cometido en contra de la vida...
Por el pecado del aborto...
Por el asesinato diario de los niños inocentes...
Por el derramamiento de sangre en toda nuestra nación...
Por el clamor silencioso de todos Tus hijos...
Por el asesinato de tus futuros discípulos...
Por el abuso de las mujeres por el aborto...
Por el silencio de Tu gente...
Por la indiferencia de Tu gente...
Por la cooperación de Tu gente en esta tragedia...

Ahora respondemos......... SEÑOR, ATIENDE NUESTRA SUPLICA.
Por nuestras hermanas y hermanos no nacidos que son asesinados por el aborto...
Por los hermanos y hermanas no nacidos en peligro de aborto...
Por nuestros hermanos y hermanas que han sobrevivido al aborto...
Por las Madres que han tenido abortos...
Por las Madres que sufren la tentación de tener un aborto...
Por las Madres que sienten la presión de tener un aborto...
Por la Madres que han rechazado el aborto...
Por los Padres de los niños abortados...
Por las Familias de los niños abortados...
Por las Familias de los que han sido tentados por tener un aborto...
Por los abortistas...
Por los que asisten y cooperan con los abortos...
Por los doctores y las enfermeras, que puedan cultivar la vida...
Por los líderes de gobierno, que puedan defender la vida...
Por el clero, que puedan hablar a favor de la vida...
Por el movimiento pro vida...
Por todos los que hablan, escriben y trabajan por eliminar el aborto...
Por todos los que ayudan a proveer alternativas al aborto...
Por todos los que promueven la adopción...
Por los grupos pro vida nacionales y locales...
Por la unidad en el movimiento pro vida...
Por el valor y la perseverancia del trabajo pro vida...
Por los que sufren de rechazo y ridiculez por su posición a favor de la vida...
Por los que han sido detenidos por defender la vida...
Por los que han sido maltratados y lastimados por defender la vida...
Por los profesionales de leyes...
Por los jueces y las cortes...
Por los policías...
Por los educadores...
Por los profesionales de los medios de comunicación...

Ahora respondemos: ….TE DAMOS GRACIAS SEÑOR
En acción de gracias por los niños salvados del aborto...
En acción de gracias por las Madres salvadas y sanadas del aborto...
En acción de gracias por los que antes apoyaban el aborto y ahora defienden la vida...
En acción de gracias por todos los que se oponen al aborto...
En acción de gracias por el llamado a ser parte del movimiento pro vida...

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo... Sálvanos, Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo... Óyenos, Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo... Ten piedad y Misericordia de nosotros.

Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡Oh Virgen Gloriosa y Bendita! Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo. Amén.

Oremos, Dios todopoderoso, Tú has creado todo por medio de Tu Hijo Jesucristo. Él venció el poder de la muerte por medio de Su Misterio Pascual. Que todos los que se confiesan ser cristianos, promuevan la Santidad de la Vida y que te sirvan fielmente, por El mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

.CONSAGRACION:

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a Ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día, y para siempre, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser, ya que soy todo tuyo, ¡Oh Madre de bondad! guárdame y defiéndeme como cosa y posesión Tuya… Amén

¡Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea! Pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza; a Ti, Celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón, mírame con compasión y no me dejes Madre mía.

¡Dulce Madre! No te alejes, tu vista de mí no apartes, ven conmigo a todas partes y solo nunca me dejes. Y ya que nos proteges tanto, como verdadera Madre, cúbrenos con tu manto y haz que nos bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

Ave María Purísima R.- Sin pecado concebida

+ En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo… Amén

ROSARIO EN HONOR A NUESTRA SEÑORA DE LAS LÁGRIMAS.
¡Oh Jesús Crucificado! postrado a tus pies te ofrecemos las lágrimas de tu Madre Santísima que te acompañó con ardiente y compasivo amor en el doloroso camino de la Cruz, concédenos. ¡Oh buen Maestro!, que sigamos de todo corazón las enseñanzas que por medio de sus lágrimas nos ha dado para que, cumpliendo su santísima voluntad en la tierra, nos hagamos dignos del honor de alabarte en el Cielo por toda la eternidad. Amén.
Meditación de los 7 dolores de María Santísima.
* Primer Dolor
La aflicción que causó a su tierno corazón la profecía del anciano Simeón, cuando le dijo: “¡Y a ti misma, una espada te atravesará el alma!” (Lucas, 2:35).
Madre mía, por el dolor que tuviste al presentar al templo a tu divino Hijo, cuando Simeón te profetizo que una espada de dolor traspasaría tu corazón, te ruego me concedas purificar el mío en la penitencia para que puedas presentarlo a Dios en la Eternidad. Amadísima Madre, concédeme la virtud de la humildad y el don de la sabiduría. (Un Ave María).
En lugar del Padre Nuestro, se dice 1 vez:
V: ¡Oh Jesús, mira las lágrimas de quien tanto te amó en la tierra!
R :Y que te ama ahora aún mas ardientemente en el cielo.
En lugar del Ave María se dice 7 veces:
V: ¡Oh Jesús!, oye nuestras oraciones!
R: Por las lágrimas de Sangre de tu Santísima Madre.

* Segundo Dolor
La angustia que padeció su sensibilísimo corazón, en la huida y permaneció en Egipto (Mt., 2:13-15) por que Herodes quería matar al niño.
Madre mía, por el dolor que tuviste huyendo a Egipto con tu Hijo, dígnate concederme el firme y constante propósito de huir de las ocasiones de pecar, Amadísima madre, concédeme la virtud de la liberalidad, principalmente con los pobres y el don del entendimiento. (Ave María)

* Tercer Dolor
Las congojas que experimentó su solísimo corazón, en la pérdida de su Hijo Jesús, (Lc 2:41-50).
Madre mía, por el dolor que tuviste al perder al Niño Jesús en el templo, concédeme que cuando yo lo pierda desgraciadamente por el pecado, lo busque con empeño y dolor hasta encontrarlo en el Santísimo Sacramento. Amadísima Madre, concédeme la virtud de la castidad y el don del consejo. (Ave María).

* Cuarto Dolor.
La consternación que sintió su maternal corazón al encontrar a su hijo Jesús, llevando la cruz a cuestas (Lc., 23:27ss).
Por el dolor que tuviste, Madre mía, al ver a tu Divino Hijo cargando con la Cruz que le pusieron mis pecados, dame tu gracia para no hacer más pesada la carga de mi Jesús con nuevas culpas. Amadísima Madre, concédeme la virtud de la paciencia y el don de la fortaleza. (Ave María).

* Quinto Dolor
El martirio de su generoso corazón asistiendo a su Hijo Jesús en la agonía. (Juan, 19:25-27).
Por el dolor que te causó la crucifixión de tu Divino hijo, concédeme, madre mía, que venza mis pasiones y acepte, por amor a cristo, las cruces que se digne enviarme; dame gracias para sufrirlas con paciencia y resignación. Amadísima Madre, concédeme la virtud de la templanza y el don de la ciencia. (Ave María).

* Sexto Dolor
La herida que sufrió su piadoso corazón, en la lanzada que abrió el costado de su Hijo (Juan, 19:31-37).
Madre mía, por el inmenso dolor que te causo recibir en tus santos brazos el Cuerpo exánime de tu hijo Divino, concédeme, te lo ruego, que cuando se digne venir a mi corazón, lo reciba yo con las debidas disposiciones y que jamás lo profane comulgando indignamente. Amadísima Madre, concédeme la virtud de la caridad y el don de la piedad. (Ave María).

*Séptimo Dolor
El desconsuelo y desamparo que sufrió su amantísimo corazón en la sepultura de su Hijo Jesús (Juan, 19:38-41).
Madre mía, por el dolor que sufriste cuando tu divino hijo fue sepultado, concédeme la gracia de que no muera yo sin antes haber sepultado en el abismo de una buena confesión hasta el ultimo de mis pecados, para que seas Tú, mi amorosísima Madre, quien me conduzca ante la infinita Misericordia de tu Hijo Jesús. Amadísima Madre, concédeme la virtud de la diligencia y el don del santo temor de Dios. (Ave María).
><>+<>
LETANÍAS DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES
Señor Ten piedad de Nosotros
Cristo Ten piedad de Nosotros
Señor Ten piedad de nosotros
Cristo Óyenos
Cristo Escúchanos
Dios Padre Celestial… TEN PIEDAD DE NOSOTROS
Dios Hijo redentor del mundo
Dios Espíritu Santo…
Trinidad Santa que eres un solo Dios…
SantaMaría… RUEGA POR NOSOTROS
Santa Madre de Dios
Santa Virgen de las Vírgenes
Madre Crucificada
Madre de los Dolores
Madre bañada en lágrimas
Madre afligida
Madre abandonada
Madre Desolada
Madre privada de su hijo
Madre traspasada con una espada
Madre llena de angustias
Madre clavada con el corazón en la cruz
Madre llena de tristezas
Fuente de lágrimas
Abismo de tribulaciones
Espejo de paciencia
Roca de constancia
Ancora de confianza
Refugio de los abandonados
Escudo de los oprimidos
Triunfadora de los incrédulos
Alivio de los desdichados
Remedio de los enfermos
Fuerza de los débiles
Puerto de los náufragos
Calma de las tempestades
Recurso de los afligidos
Terror de los Malvados
Tesoro de los fieles
Ojo de los profetas
Sostén de los Apóstoles
Corona de los Mártires
Luz de los confesores
Consuelo de las viudas
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
R: Perdónanos Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
R: Escúchanos Señor.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
R: Ten piedad de nosotros.
* Míranos y líbranos de todas las angustias por la virtud de Jesucristo. Amen.
* Escribe, ¡Oh Señora!, tus heridas en mi corazón, para que en ellas lea tu dolor y tu amor; tu dolor para sufrir por ti todo dolor; tu amor para despreciar por ti todo amor mundano. ¡Oh María!, por tu amor y tus dolores, salva a los pobres pecadores.
V. Ruega por nosotros, Virgen Dolorosísima.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.
(Esta letanía fue escrita por Pío VII durante su destierro, el mismo Papa concedió indulgencia plenaria a los que rezarán en viernes).
ORACIÓN FINAL
¡Oh María!, Madre del amor, del dolor y de la compasión, te rogamos que unas nuestras oraciones con las tuyas para que Jesús, Tu Hijo divino a quien invocamos, oiga nuestras súplicas en nombre de tus lágrimas maternales y nos conceda la paz que tan ardientemente buscamos, para que así podamos obtener la corona de la eternidad. Amén.
Oración al Señor por Intercesión de San Pío de Pietrelcina
Oh Dios, que a San Pío de Pietrelcina, sacerdote capuchino,le has concedido el insigne privilegio de participar, de modo admirable,de la Pasión de tu Hijo, concédeme, por su intercesión, la gracia de...que ardientemente deseo y otórgame, sobre todo, que yo me conforme a la muerte de Jesús para alcanzar despuésla gloria de la resurreción. Gloria al Padre...(tres veces)
ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA LÁGRIMAS
¡Oh Santísima Virgen María! Tú eres nuestro tesoro. Con el corazón lleno de confianza vengo a pedirte la gracia de participar de los frutos de tus lágrimas benditas.
¡Madre de la Divina Gracia! Te encomiendo todas mis angustias y necesidades, para que conformándome con la Voluntad divina pueda, por los meritos de tus lágrimas, soportar los trabajos y aficiones de la vida.
¡Madre del Divino Amor! Tu has llorado por que me has amado, por eso tus lagrimas serán siempre para mi como fresco roció y una inagotable fuente de gracias para mi alma agradecida y llena de amor filial.
Tus lagrimas, ¡Oh Virgen Inmaculada!, tienen un valor inmenso ante el trono del Omnipotente, por lo tanto te ruego que me concedas la gracia que necesito para vencer al espíritu del mal, para que por el amor Misericordioso del Señor pueda hacerme digno del favor que tan ardientemente solicito para mi santificación. ¡Oh que afortunado y feliz seré entonces!

CONSAGRACIÓN
¡Oh bienaventurada Virgen María!, tan ardientemente amada de Dios. A ti te consagro mis ojos, mis oídos, mi boca, mi corazón y todo mi ser. Confiando en tu maternal protección cada día pero particularmente a la hora de mi muerte, me confió a tu especial ternura como hijo y posesión tuya. Oh Virgen Dolorosa, con frecuencia daré gracias al Señor por las lágrimas que has derramado por las almas. Cada momento del día cantare tus alabanzas. Con toda confianza imploro tu maternal protección para llegar a ser un fiel imagen de mi Divino y Humilde Jesús Crucificado.
Sean eternamente alabados Jesús y María, en los corazones de sus hijos agradecidos.

CÁNTICO A NUESTRA SEÑORA.
Glorifica mi alma Señor y mi espíritu se llene de gozo al contemplar la bondad de Dios mi Salvador.
Por que ha puesto la mirada en la humilde sierva suya; y vean aquí el motivo por que me tendrán por dichosa y feliz todas las generaciones.
Pues ha hecho en mi favor cosas grandes y maravillosas el que es Todopoderoso y su nombre es infinitamente santo.
Cuya misericordia se extiende de generación en generación a todos cuanto le temen.
Extendió el brazo de su poder y disipó el orgullo de los soberbios trastornando sus designios.
Desposeyó a los poderosos y elevó a los humildes, y a los pobres los lleno de bienes y a los ricos los dejo sin cosa alguna.
Exaltó a Israel, su siervo, acordándose de él por su gran misericordia y bondad.
Así como la había prometido a nuestro padre Abraham y a toda su descendencia por los siglos de los siglos. * Gloria al Padre... etc.
Todos:

¡Alabemos a María, la Madre de Dios!
¡Ensalcemos a María, la Madre de Dios!
¡Glorifiquemos a María, la Madre de Dios!
¡Alabémosla, Ensalcémosla, Glorifiquémosla Eternamente! Amen.

Siete gracias que la Santísima Virgen María concede a las almas que la oren diariamente el Santo Rosario:
1. 1a Pondré paz en sus familias.
2. Serán iluminados en sus divinos misterios.
3. Los consolaré en las penas y los acompañaré en sus trabajos.
4. Les daré cuanto me pidan, con tal de que nos se opongan a la voluntad adorable de mi Divino hijo y a la santificación de sus almas.
5. Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal y protegeré en todos los instantes de la vida.
6. Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte verán el rostro de su Madre.
He conseguido de mi Divino Hijo que los que propaguen esta devoción (a mis lágrimas y dolores) serán trasladados de la vida terrenal a la vida entera, directamente.